MOMMY’S LITTLE MONSTER #DOLAN

por Mercedes Orden

Canadá, 2014
Guión y dirección: Xavier Dolan
Duración: 139 min.
Género: Drama
Fotografía: André Turpin

Montaje: Xavier Dolan
Música: Eduardo Noya
Intérpretes: Anne Dorval, Antoine Olivier Pilon, Suzanne Clément, Alexandre Goyette, Patrick Huard

Mommy (dirigida por  Xavier Dolan) se mueve por una Canadá ficticia donde es aprobada una legislación mediante la cual el padre de un chico con problemas de comportamiento puede confiar su hijo a cualquier hospital público. En uno de ellos está Steven (una brillante interpretación de Antoine Olivier Pilon) quien desencadena un incendio en la cafetería dejando a uno de sus compañeros con el 75% del rostro quemado. Die Després (una bella y canchera Anne Dorval) llega allí, toma a su hijo, hace oídos sordos a los consejos que le da el resto y lo lleva hasta su nuevo hogar con la esperanza de que todo cambie.

El formato de imagen cuadrado 1:1, que encierra a sus protagonistas de manera poco convencional, nos transmite  la fragilidad de una mujer viuda y sin empleo en la búsqueda por recomponer el equilibrio familiar (quebrado tras el fallecimiento de su esposo), lo cual se ve entorpecido frente a un adolescente problemático que padece TDAH (Transtorno por Déficit de Atención por Hiperactividad) y permanentemente la está desafiando. A esa relación edípica mezclada con un alto grado de violencia llega Kyla (Suzanne Clément) para socorrer un accidente doméstico. Esta vecina misteriosa y con dificultades en el lenguaje está transitando un año sabático, alejada de su profesión como profesora de secundaria, hasta que Steven le pide que lo ayude a recibirse.

490127

Kyla, de un carácter tímido e introvertido, es quien consigue ponerle los límites (o al menos por un rato) a este joven a la vez que entabla una amistad con Die, en medio de la cual ríen, toman vino, andan en bicicleta y todo parece haber encontrado así su equilibrio. Pero la complicada personalidad de Steven es una bomba de tiempo que no tarda en estallar. Es en ese punto donde el joven director Dolan  de algún modo nos enseña (a través de una estética muy particular que choca con una banda sonora  bastante hitera) que el hecho de “que amemos a alguien no significa que podamos salvarlo”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s