JUVENTUD PERDIDA #YOUTH

por Mercedes Orden

Italia, 2015
Dirección: Paolo Sorrentino
Guión: Paolo Sorrentino
Duración: 118 min.
Fotografía: Luca Bigazzi
Música: David Lang
Género: Drama
Reparto: Michael Cane, Paul Dano, Rachel Weisz, Harvey Keitel, Jane Fonda, Tom Lipinski

Seguramente si Michael Cane, Paul Dano, Rachel Weisz, Harvey Keitel, Jane Fonda, una buena fotografía y un argumento bien armado se encuentran en una misma película, nada puede salir mal. La prueba de ésto es Youth,  dirigida por Paolo Sorrentino (La grande Belleza) en la cual, a pesar de tener a la juventud como título, nos habla sobre el paso del tiempo y la entrada en la vejez.

Fred Ballinger es un director de orquesta retirado que va hasta los Alpes Suizos para tomar sus vacaciones en un hotel ubicado en medio de un paisaje deslumbrante, donde jóvenes y ancianos parecen convivir armoniosamente yendo de la pileta al sauna. Cuerpos desnudos, quietos, arrugas por doquier, silencios, nadie parece hacerse preguntas, pero incluso en ese lugar idílico, están quienes sí se las hacen.
Fred es el primero de ellos, quien pasa los días junto a su amigo de hace 60 años, Mick Boyle, un director de cine que se instala junto a su equipo para terminar de idear su nueva película. Jimmy Tree, que aprovecha su viaje para practicar su próximo papel, es otro de los que acepta esa estadía a la vez que la cuestiona mirándola con cierta extrañeza.
A ellos se le suman dos personas que llegan hasta allá por con motivos distintos: uno es un emisario de la reina que le ruega a Ballinger que dirija una vez más a pedido de ella y la otra es su hija, quien decide quedarse en ese lugar luego de que su esposo (el hijo de Mick) la abandone para irse atrás de la artista pop Paloma Faith.

youth-xlarge

En Youth todo se da de tal modo que la realidad se mezcla con lo onírico y con los recuerdos de una forma fellinesca, y donde la belleza parece chocar con el tema principal, puesto que de lo que se trata, en el fondo, es de cierta incomodidad, apatía y donde la nostalgia del pasado parece eclipsar toda posibilidad de presente y futuro.
El director rechaza una y otra vez los pedidos de la reina, critica a la monarquía y la música pop, camina junto a su amigo con quien habla acerca de la experiencia y la vejez, aprovecha los baños de lodo para charlar con su hija acerca de la vida y para recordar a la mujer que amó y que ya no está. Observa a un falso Maradona, el cual nos expone como nadie la metáfora del héroe caído: el presente de un hombre muy excedido en peso y casi sin poder movilizarse ni respirar, opuesto al del joven “10” de rulos que supo ser alguna vez. “He llegado a viejo sin saber cómo he llegado hasta aquí” dice el músico, mientras espera su hora sabiendo que eso no lo puede dirigir.
Mientras tanto Dano lo observa con admiración, cree que pese a las diferencias generacionales y de sus vidas, ambos atraviesan el mismo sentimiento, el cual nace de estar convencidos de haber alcanzado ya a su máximo momento de éxito (la del joven tras haberse hecho conocido por el papel de un robot).
Su amigo director de cine,  entretanto está en un constante trabajo de perfeccionamiento de su próxima película, mientras lucha con la falta de memoria que comienza a arrasar silenciosamente con los momentos más cálidos de su vida. Cuando una actriz (típica diva hollywoodense envejecida) llega hasta allí para hablar con él, todo parece cambiar de una manera radical.

tumblr_nwy5d4Nm6c1tmtjcfo3_1280.png

La juventud es retomada desde diferentes perspectivas. Por un lado en esos cuerpos perfectos, como el de la Miss Universo que entra desnuda en la pileta, mientras los ancianos la observan. O en el equipo de trabajo del director, que mantiene ese aire nuevo e inocente, que se cuestiona de un modo laxo sin ir más allá, como contraposición al joven actor que parece observar todo con desconfianza como si nada de eso le perteneciera del todo. También la frescura de la gente que trabaja en el hotel y cuyo estilo de vida tampoco encaja con la de sus huéspedes.
Lo profundo y lo superficial conviven durante dos horas. Lo que parece silencioso y perfecto, esconde en Youth tras de sí, su lado terrible. El tiempo perdido y la imposibilidad de volver atrás, a los instantes perfectos, quedan retomados con la intensidad pertinente para entregarnos una crítica de la sociedad actual.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s