RARA #SANMARTÍN

por Mercedes Orden

Cuando publicamos el estreno de Rara en Twitter, pusimos una foto de la película como hacemos con la mayoría de ellas los jueves. Al revisar por la tarde las redes, logueada con mi cuenta, vi que la imagen subida no estaba disponible y, en su lugar, un cartel advertía sobre el contenido de la misma. ¿La foto? una familia recostada en una cama. A veces algo que puede parecer moderno y rupturista, como es Twitter, termina mostrando su hilacha conserva-homofóbica, lo suficiente como para considerar ofensivo el hecho de que la pareja que se mostraba, sea de mujeres.
La ópera prima de Pepa San Martín toma como punto de partida el caso real de la jueza chilena Karen Atala pero adquiere vida propia. La opinión del padre de las niñas, quien apenas está presente al principio, va tomando cada vez más protagonismo hasta ocupar un papel esencial en el desarrollo de la película y la lógica de esa familia.
A través de planos secuencia, como el que acompaña de espaldas a Sara (Julia Lubbert) a lo largo de todo el colegio, se muestra la importancia que adquiere ese lugar en su vida. Tal es así que los discursos acerca de lo que implicaría ser normal caen sobre ella quien, en plena crisis pre-adolescente, se rebela contra su madre Paula (Mariana Loyola) y su pareja, Lía (Agustina Muñoz).
Ellas tres, junto a la pequeña Catalina (Emilia Ossandon, en una buena interpretación que va de la simpatía a la desesperación en cada uno de sus caprichitos), viven en un hogar, donde las risas y abrazos llenan los ambientes de calidez. La sensación de amor y libertad contrasta con la casa del padre de las niñas y su esposa Nicole: un espacio serio, pulcro -y, ¿por qué no? careta– que representa también a la pareja y su modo de relacionarse con los demás.

201613676_2.jpg

Mientras la más chica de las hermanas acepta las decisiones de los adultos sin cuestionamientos, Sara se compara con sus compañeros de escuela, escucha los comentarios de su abuela y, luego de una discusión con su madre, entra en crisis por no tener una vida como la del resto de sus conocidos.
Entre los increíbles paisajes de Viña del Mar, los juegos con un gato bebé -que sirve para plantear las preguntas más serias acerca de la maternidad-, los primeros amores, las amistades y los viajes a la escuela con Una señorita muy aseñorada, la película de Pepa San Martín logra poner en cuestión el concepto de normalidad. Término que aún hoy, año 2016, sigue abriendo el debate en una porción de la sociedad, la cual se pregunta acerca de qué es mejor para las niñas: si un hogar lleno de amor o una familia tradicional donde las emociones escaseen y no tengan un entorno alegre para desarrollarse. Si algo sabemos al respecto es para qué lado Twitter inclinaría su balanza.

Chile, 2016
Dirección: Pepa San Martín
Guión: Alicia Scherson, Pepa San Martín
Fotografía: Enrique Stindt
Duración: 93 min.

Música: Ignacio Pérez Marín
Reparto: Agustina Muñoz, Mariana Loyola, Julia Lubbert, Emilia Ossandon, Daniel Muñoz

Un comentario en “RARA #SANMARTÍN

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s