MAÑANAS CAMPESTRES #ENUNLUGARDEFRANCIA

por Mercedes Orden

 Jean-Pierre (François Cluzet) es un médico rural que ha dedicado treinta años de su vida a la atención de pacientes. Sin feriados, fines de semana ni horarios de descanso, el hombre vive de guardia y conoce a la perfección lo que le ocurre a cada uno de los habitantes del pueblo. Al enterarse que una grave enfermedad comienza a avanzar en su organismo, la primera reacción es negarla y seguir adelante con su profesión, sin compartir con nadie las malas noticias.
Cuando le envían a Nathalie (Marianne Denicourt), una médica sin experiencia, para que el hombre le delegue trabajo, opta por el rechazo pero se ve obligado a instruirla. Mientras la mujer comienza a aprender a lidiar con patos y barro, Jean-Pierre intercala sus pacientes con sesiones de quimioterapia, sin parecer muy conforme con la idea de dejar que otra persona ocupe su rol en el pueblo.
En un lugar de Francia el tiempo parece estar suspendido, como si las problemáticas que planteara pudiesen ser de otra época, planteándolas en un escenario donde todo simula ser inmutable. Pero lejos de eso, están quienes llegan con aire rupturista para proponer algunos cambios y están, claro, quienes se oponen a que eso suceda.

D24A6123__c_Jair_Sfez_01-e1455014820639

Médecin de campagne – Médico de campo, en un título original más preciso- revela distintas problemáticas en torno al concepto de progreso moderno y su intento de avanzar sobre rincones tradicionales, donde las nuevas tecnologías pugnan por abrirse paso.
Thomas Lilti -doctor además de cineasta- vuelve a dar con la temática medicinal que ya había abordado en Hippocrates (2014), pero en esta oportunidad se pregunta ¿qué es lo que ocurre cuando la enfermedad le llega al héroe del pueblo?  y se lo contesta siguiendo a Jean-Pierre en el trato con sus colegas, su familia y todos esos casos aislados que sólo una sala de espera y la fiesta de Country vecinal logrará unir en un mismo lugar.
Con una trama bastante sencilla, donde los temas serios son tomados de modo ligero -y sin caer en golpes bajos- el tercer largometraje de Lilti invita a reflexionar acerca de la relación entre médico-paciente (e incluso del momento en que el médico se convierte en paciente) de una manera humanizada y como una práctica bastante olvidada en las grandes ciudades. Con una fotografía donde los paisajes se imponen y una música que acompaña los distintos climas, en este lugar de Francia no sólo importa dar un remedio sino también, y sobre todo, escuchar y atender a las necesidades reales de cada persona.

Francia, 2016
Dirección: Thomas Lilti
Guión: Thomas Lilti, Baya Kasmi
Fotografía: Nicolas Gaurin
Música: Alexandre Lier, Nicolas Weil, Sylvain Ohrel
Duración: 103 min.
Reparto: François Cluzet, Isabelle Sadoyan, Christophe Odent, Félix Moati, Marianne Denicourt,Patrick Descamps
.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s