LOS CUERPOS DÓCILES #SCARVACI #GACHASSIN

Por Flavia Schipper

 Alfredo García Kalp es un abogado que quiere sacar a estos pibes de la prisión. Su trabajo -y su orgullo- es ayudarlos a salir en libertad o, a lo sumo, a reducir la pena. Pero Alfredo, “Cacho” para los amigos, es más que un defensor de pobres y desamparados. Desde el momento en que les habla, los reivindica, los hace reflexionar, como un padre dándoles una lección. Podríamos decir que los disciplina.

A medida que se cuenta la historia de este personaje con cuerpo desgarbado, un hábil lenguaje jurídico y una jerga bien aprendida de la calle, conocemos el detrás de escena de un artilugio que tiene por objetivo salvar a estos pibes de lo peor: el penal. Alfredo se hamaca cómodamente entre la clase media y la clase baja, pero disfruta lo mejor de los dos mundos.

Abogado de profesión, batero por amor al arte, su espíritu rockero se traslada a su campo de trabajo. Es de esos que se pone nervioso antes de salir a escena, no a los recitales, sino a los tribunales. El caso que atraviesa como un hilo conductor a todo este documental es el de dos chicos que asaltan una peluquería. Con unos pocos atenuantes, Alfredo tendrá que construir una teoría que convenza al jurado de que el delito fue calificado como “tentativa” y no como un hecho consumado.

Para el defensor es tan importante que haya calma para los que están adentro como para los de afuera, por eso se fumará un pucho en una esquina con los amigos del barrio, escuchará a las madres que parecen estar más preocupadas que sus hijos, revisará una y otra vez las declaraciones, hablará en privado con miembros de la corte.

cuerpos2

Desde un principio la referencia a Foucault está clara. Los cuerpos son maleables ante el poder. Son condicionados, reeducados, reubicados dentro de la norma. Es necesario actuar bajo el consentimiento de la ley, incluso si es necesario pagar con la libertad física. Con la lupa puesta de lleno en la labor jurídica de Alfredo, el documental nos comparte la vida de un  hombre que negocia con los jueces y entrena a los defendidos, los educa, los moldea según su conveniencia. Son dóciles para el sistema, pero también para con él.

A pesar de vivir como un abogado al que le va bien, el relato nos sorprende con una única entrevista personal, donde Alfredo reconoce que su vocación por ayudar a quienes son marginados se conecta con su propio pasado. Su propia docilidad es el fruto su experiencia personal.

Sin entrevistados ni títulos, las escenas se suceden con una coherencia que  se construye plano a plano. El relato, que cuenta los hechos de forma cruda y libre de recursos sonoros que guíen la interpretación, nos muestra una persecución legal: se busca incriminar, inculpar, castigar de manera feroz. En este contexto, habrá que jugar las mejores cartas para llegar a algún tipo de justicia social. La verdad, quedará para otra vuelta.

Argentina, 2015
Dirección: Matías Scarvaci, Diego Gachassin
Guión: Matías Scarvaci, Diego Gachassin
Fotografía: Diego Gachassin
Música: Juan Manuel Lima
Montaje: Valeria Racioppi
Duración: 75 min.
Protagonista: Alfredo García Kalp
Productoras: El Acorazado Cine / Messina Films

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s