TODO QUEDA EN FAMILIA #BELLESFAMILLES

por Mercedes Orden

Una primera advertencia antes de empezar la reseña: ésta no es una típica película francesa. Sacándonos este tema de encima – y aceptando que es así- uno puede disponerse a pasar un buen rato con Belles Familles, una comedia que no deja nada a la libre interpretación del espectador pero lo entretiene por un rato.

Jérôme Varenne (Mathieu Amalric) hace una escala en París para presentarle su prometida a la familia, antes de ir a una reunión en Londres. Algo que parece tan sencillo como una visita sorpresa y fugaz se complica cuando, cenando con su madre (Nicole Garcia) y su hermano Jean-Michel (Guillaume de Tonquédec) se entera de que la casa de su infancia está en medio de un litigio: Gregoire (Gilles Lellouche), un viejo amigo devenido en millonario, la disputa con un alcalde cuyo plan es derribarla para hacer un complejo de casas en el extenso terreno.
Jérôme viaja de forma express hasta Ambray para poner en orden los conflictos, pero la situación empeora, sobre todo cuando, a causa del reencuentro con Gregoire, conoce a Florence (Karin Viard) la segunda esposa de su padre y a Louise (Marine Vacth), la hija de ella y actual pareja de su amigo. Mientras tanto su socia y futura esposa, Chen-Lin (Gemma Chan), decide irse sola a Inglaterra a concretar un acuerdo.
Con el retorno de este empresario radicado en Shangai -quizás en un intento de asesinar a su padre, en sentido freudiano- los temas irresueltos no tardan en estallar. Pero ese caótico presente, como todo lo que sucede en la historia, tiene su lado positivo, puesto que se convierte en el motor necesario para que el hombre haga las paces con su pasado y, sobre todo, con su progenitor fallecido.

"Belles Familles" de Jean-Paul Rapenneau
“Belles Familles” de Jean-Paul Rapenneau

Todo sucede en Ambray, pero poco de ella se aprecia frente a cámara.  La atención está puesta en los personajes, aunque la pequeña ciudad hace de marco. Los recuerdos de Jérôme están allí y, sobre todo, en la casona con las puertas bloqueadas, a la que entra por la ventana para recorrer cada habitación y rememorar al niño que supo ser, y aún no abandonó del todo. Hecho no menor ya que los personajes en esta historia mantienen en común cierta actitud chiquilina: desde los hermanos que se pegan y la madre los reta, los berrinches y caprichos de Louise, o el abogado que se escapa por la ventana para no tener que enfrentarse con el conflicto en torno a la herencia del doctor Varenne.
Jean-Paul Rappeneau dirige una comedia simple que mantiene su ritmo, añadiendo ciertos guiños divertidos. El relato sobre una familia burguesa donde lo nuevo pugna con lo viejo, hace de las mentiras acumuladas por décadas, algo que está ahí, bajo la alfombra, pero que encuentra una pronta resolución. Si bien los actores de primera línea le agregan valor a la película, el cierre “perfecto” deja la sensación de que Belles Familles podría, tranquilamente, pasar por una más de la industria hollywoodense.

Francia, 2015
Dirección: Jean-Paul Rappeneau
Guión: Jean-Paul Rappeneau
Fotografía: Thierry Arbogast
Sonido: Martin Rappeneau
Montaje: Véronique Lange
Reparto: Mathieu Amalric, Gilles Lellouche, André Dussollier, Karin Viard, Guillaume de Tonquédec, Marine Vacth
Duración: 113 min.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s