LA DOLCE LINA #DETRASDELOSANTEOJOSBLANCOS

Por Flavia Schipper

Fade in. Lina Wertmüller, una inspiración para el cine italiano, canta con la soltura propia de quien está cómodo en un pequeño estudio. Los colores dan esa sensación de calidez. En un relato lento pero entretenido -mientras recorre sus casa llena de muebles de madera, paredes ocre y lámparas de vitraux- nos cuenta algunas de sus anécdotas como directora de cine.

Desde su sobrino hasta Martin Scorsese, todos los testimonios la conocen como una mujer audaz, que supo pensar personajes originales para hablar de anarquía y empoderamiento femenino durante los peores años de Italia. Las historias de Lina no son como el cine de posguerra, historias tristes contadas de manera cruda, quizá porque heredó de Federico Fellini su compromiso político pero también la posibilidad de incluir el humor a través de personajes que tiene arranques heroicos en historias donde lo importante es sobrevivir.

Por supuesto, no podía faltar la palabra de Giancarlo Gianninni, protagonista de sus películas más exitosas y grandes figuras como Sofía Loren o Rita Pavone, a quien hizo conocida con solo 14 años en Il giornalino di Gian Burrasca (1964). El recorrido por las escenografías que formaron parte de sus grandes films revelan el trabajo artesanal y la visión de esta directora incluyendo ilustraciones de Enrico Job, su gran amor y colaborador artístico, y las intromisiones -bien realizadas- de la Lina actual en las escenas de sus películas, nos aseguran un momento confortable de ver… y escuchar. Lucio Gregoretti (Il bambino cattivo, Francesca) musicalizó la obra de Ruiz, contribuyendo a que todo el conjunto sea una especie de visita de domingo.

Detras_de_los_anteojos_blancos

La contraposición entre la grandeza y la sencillez en una misma persona es tal vez el recurso más funcional a la personalidad de la primera directora que recibió una nominación al Oscar, la que entró a récord Guiness por el título más largo, y la que les dio un lugar políticamente activo a las mujeres.

En este documental de Valerio Ruiz casi no se habla de su impronta precursora por ser la primera mujer que eligió escribir y dirigir sus propias historias en el cine, pero sí de sus otros logros, como el haber sido asistente de dirección de Fellini en 8 1/2 (1963), cuando todavía era una piba, un poco torpe e inexperta pero con actitud, y anteojos blancos obvio.

 

Italia, 2016
Dirección: Valerio Ruiz
Guión: Valerio Ruiz
Fotografía: Giuseppe Pignone
Música: Lucio Gregoretti
Montaje: Pierluigi Leonardi
Género: Documental protagonizado por Lina Wertmüller
Duración: 112 min.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s