BOBBY’S CAFÉ #ALLEN #CAFÉSOCIETY

por Mercedes Orden

Son los años ‘30. Hollywood está en pleno apogeo, con un star system de pie, al igual que los grandes estudios. Phil Stern (Steve Carrel) es un agente de actores a quien todos buscan. Rose (Jeannie Berlin), su hermana del Bronx, le dice que Bobby (Jesse Eisenberg) está yendo hacia allí. “¿Quién?”, pregunta sin entender: Bobby Dorfman, su sobrino, decide abandonar su ciudad natal -tratando de escapar de una casa con padres judíos, y de Ben, su hermano gángster- e ir a la búsqueda de nuevos horizontes.
El joven llega ilusionado, deja sus maletas en el hotel y va a la oficina de Phil, ignorando que su tío tiene una agenda bastante apretada como para pensar en la familia. Pero Bobby pone empeño, y si algo “enseña” el sueño americano es que si uno se esfuerza, puede tener lo que quiera –o al menos eso dicen. Phil decide contratarlo como su asistente, y le pide a Vonnie (Kristen Stewart como su secretaria angelical) que le enseñe la ciudad. Su sobrino queda inmediatamente enamorado. Veronica –Vonnie para los conocidos- es diferente al resto de esa sociedad superficial que acaba de conocer: ella parece ser simple. Lo que este festejante inocentón ignora es que ella está de novia y ese suertudo es su tío quien, a su vez, está casado con hijos.

Cafe-Society-kristen-stewart-woody-allen-ksbr11-0

Nuevamente el amor y sus conflictos son el tema de la nueva película de Allen. A la disputa por Vonnie se le suma la aparición de otra Veronica (Blake Lively) quien hará que Dorfman se distraiga por un rato de toda esta situación.
Jesse Eisenberg interpreta a un joven judío devenido en una especie de Rick Blaine en Casablanca: no sólo es la vestimenta a lo Humphrey Bogart, sino también el puesto similar cuando queda al frente de Café Society, el bar donde concurren las grandes estrellas de la época.
Hollywood queda planteada con un aire desacralizado. Bajo las máscaras de la edad de oro del cine, lo que se expone es otra realidad: personas que intentan encajar en ese estilo de vida -vale ver el contraste en Bobby cuando no es parte de ellos y va de traje oscuro, y cómo cuando lo logra, termina usando los mismos tonos que el resto, o cómo Vonnie falsea su modo de hablar y los temas de conversación para ser aceptada.

kQX0k2mVsiexLftIpiTVb5N6rZs.jpg

En esta ocasión, Allen no está frente a cámara, pero tampoco resulta necesario para que reconozcamos su voz en off ni sus marcas de autor. El humor alrededor del judaísmo -abusivo en cuanto a cantidad de comentarios-, Nueva York como uno de sus escenarios elegidos, el jazz intra y extradiegético son esas constantes que, sumado al poco original recurso del triángulo amoroso, dejan la sensación de que esta película ya la hemos visto. La estructura narrativa de esta comedia es similar al resto aunque, en este caso, su alterego está más equilibrado, y su neurosis más controlada que en los otros woodys solapados en su extensa filmografía.
La fotografía a cargo del reconocido Vittorio Storaro (NovecentoApocalipsis Now, El último tango en París, El último emperador) apela a una delicada iluminación, a un puñado primerísimos primeros planos bien escogidos y a una contraposición tonal bastante diferenciada entre los colores fríos del Bronx y los cálidos de Hollywood que dan la sensación de que éste es el principio de una gran amistad entre Storaro y Allen.
Hay que decirlo: en Café Society nada maravilloso ocurre, sino más de eso a lo que este director nos tiene acostumbrados. El elenco está renovado, sí, pero la poca naturalidad con que Stewart encara su papel no es algo que soprenda en contraste con las logradas interpretaciones de los personajes masculinos (Eisenberg y Carell).
Nada de ésto tiene que desilusionarnos. Si somos conscientes de que Woody Allen viene haciendo películas similares hace tiempo, sólo queda entregarse a ella y disfrutar de lo que esta nueva -vieja historia tiene para ofrecer, lo cual no es poco si la comparamos con las últimas entregas del director.

Estados Unidos, 2016
Dirección: Woody Allen
Guión: Woody Allen
Fotografía: Vittorio Storaro
Montaje: Alisa Lepselter
Duración: 96 min.
Reparto: Jesse Eisenberg, Steve Carell, Kristen Stewart, Blake Lively, Parker Posey, Paul Schneider, Corey Stoll, Jeannie Berlin, Ken Stott, Anna Camp,Sari Lennick,  Gregg Binkley, Stephen Kunken

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s