CARA DE ROJO #GRANADAYALPARAISO

por Mercedes Orden

Pinté mi cara de rojo
para olvidar
Y siempre hay un camino que llega a tu casa.
Perdí de vista tus ojos para no verte más
Y siempre hay un amigo que me lleva a casa
(Bicicletas)

¿Qué pasa cuando una pareja se separa? o, lo que es peor, ¿qué pasa cuando una pareja se separa mientras el fantasma del “fin del mundo” está cada vez más cerca? Granada y al paraíso ahonda en estos dos conflictos para devolvernos uno solo.

Emi (Marcela Arza) llama a su amiga, arma un bolso y se va a pasar una temporada junto a ella mientras decide qué hacer. En la casa queda Juan (Diego Gatto) quien tampoco parece tener bien en claro qué es lo que quiere para su futuro, a lo que se le suma un bloqueo inspiracional.
Augusto González Polo apela a fragmentos tanto en lo retórico como en lo temático para construir un relato a partir del caos generalizado. En medio de planos picados, contrapicados y alguna cámara rápida, logra plantear un clima donde la confusión hace de contexto.
Filmada de manera totalmente independiente, la película se detiene en la negación de los recién separados por empezar de cero. El problema es que el panorama que encuentran a su alrededor es bastante desalentador: nadie parece servir de ejemplo de amor ni de plenitud, ni siquiera el único personaje que está en pareja.

granada2

Planos de amaneceres y atardeceres se repiten en la pantalla como una continuidad de días iguales. Entre libros de Bukowski, muñecos de biblioteca, cervezas, charlas con amigos y cigarros, los personajes de Granadas y al paraíso avanzan sin tener en claro hacia dónde. En este segundo largometraje del director, no es de amor de lo que se nos habla, sino de su falta: de la soledad, de lo que ocurre cuando el amor ya no ocurre.
Quizás el fin del mundo sea un invento del 2012, pero el apocalipsis de Juan y Emi es un hecho indefectible. Entonces les llega el turno de volver a las pistas, de desempolvar las viejas agendas y de conocer gente que llene los baches de tiempo y ausencias.
La idea del progreso que sobrevuela en distintos momentos no es inocente, sino que sirve de contraste frente al retrato pesimista donde nada ni nadie parecen tener una salida: ni el que nunca se separa, ni la chica que hace el libro sobre penes, ni el que lleva cinco meses encerrado, ni la que se saca selfies para subirlas a Facebook.
Con este paisaje, los flamantes solteros tienen que rebuscársela para salir adelante, retomar sus proyectos personales y -como dice el tema de Bicicletas que le da nombre a la película- pedalear, reír, bailar, mientras buscan su sonrisa como los demás.

Argentina, 2016
Dirección: Augusto González Polo
Guión: Augusto González Polo, Norman FloresMúsica: Federico Wiske
Fotografía: Salvador Kaplun, Ariel Iacovone, Santiago Ruchelli, Pablo López, Patricio Delgado
Duración: 102 min.
Productora: Momento Naranja
Reparto: Diego Gatto, Mora Recalde, Paula Carruega, Marcela Arza, Fernando Martin Gómez, Antonio Birabent, Martín Dino Altobelli, Alejandro Baratelli, José Formento, Daniel Kargieman, Mucio Manchini, Lucas Merayo, Javier Martín Piazza, Anahi Ribeiro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s