LOS AUSENTES #PIANTANIDA

por Mercedes Orden

Una pareja en crisis atiende el bar del pueblo -una especie de pulpería venida abajo- al cual llega un forastero misterioso en busca de hospedaje. Por alguna otra calle, un hombre se venda los brazos -secuelas de un reciente accidente- y sale a intentar resolver un trámite que parece imposible.
El carnaval está cada vez más cerca, pero no se lo escucha. No hay comparsas en preparación, ni murgas que ensayen, ni ruidos de batucadas. Los habitantes están a la espera de la noche en que los bailes, la música y la espuma congelan la realidad por un rato.
Los Ausentes es una historia donde todo se gesta. Un hijo, una ruptura, una celebración ocurren al mismo tiempo. Las ausencias aparecen representadas en fallecimientos, desapariciones y rupturas. Los duelos que cada una de esas situaciones ameritan, hablan de lo que perdura pero, también, a todo lo que ya no está.
El tiempo parece estar suspendido en Roque Pérez. Una máquina de coser Singer desarmada, un ventilador de chapa ruidoso, los patines de lana, la valija de cuero, la cama de metal son apenas algunos de los muchos objetos del pasado que se presentifican. El abandono avanza, por la humedad de las paredes y las puertas despintadas, hasta que logra establecerse como tema.

La fotografía a cargo de Federico Lastra (La Larga Noche de Francisco Sanctis, Pibe Chorro) se mantiene en la oscuridad, persiguiendo a las personas, al punto de generar una especie de claustrofobia. Los rostros y los cuerpos son los protagonistas. Los paisajes no son presentados. Apenas un puñado de planos generales contextualizan al pueblo: la iglesia, el cementerio, las oficinas municipales y el bar.
Luciana Piantanida – guionista de varios trabajos de Adrián Caetano y productora en La Larga Noche de Francisco Sanctis- dirige su ópera prima donde cierto carácter onírico se funde con la verosimilitud de los personajes y la temporalidad del lugar. Esta película que, por problemas de financiación, tuvo que ser filmada en dos oportunidades, relata la dejadez del espacio y de sus protagonistas.
Aquí, la quietud no hace al tedio sino a la intriga. La presencia de lo no-dicho se construye en el centro de cada una de las historias para otorgarle una coherencia y conexión al relato. El suspenso crece entre personajes que, en silencio, cargan con el peso de sus fantasmas. Son sus duelos los que los mantiene unidos, esas muertes que nunca logran quedar bajo tierra.

Argentina, 2016
Dirección: Luciana Piantanida
Guión: Luciana Piantanida
Fotografía: Federico Lastra
Sonido: Abel Tortorelli
Arte: Ana Wahren
Montaje: Ezequiel Santiso
Música: Gustavo Yomha
Asistente de Dirección: Francisco Márquez
Reparto: Jimena Anganuzzi, Agustín Rittano, Alberto Suárez, Jorge Prado, Claudia Cantero, Elvira Onetto
Productora: Pensar con las manos
Duración: 96 min.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s