YO SOY GILDA #LORENAMUÑOZ

Por Flavia Schipper

Una chica flacucha y bonachona vive en un hogar convencional de Villa Devoto. Trabaja como maestra en un jardín de infantes dirigido por su madre en donde no progresa, al tiempo que su matrimonio se apaga, el contexto perfecto para renunciar y buscar su verdadera vocación.

Ella es Myriam Alejandra Bianchi (Natalia Oreiro), de mirada dulce y temerosa, que un día se anota a un casting para doblar las voces para un disco y descubre que, como su padre, ella también quiere subirse a los escenarios para no bajar nunca más. Su nombre será el que le pusieron en su casa: Gilda.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La puesta en escena noventosa nos sumerge directamente en aquellos años donde la única forma de triunfar era firmando contratos injustos con los capos de la movida tropical, que se quedaban con un porcentaje desmedido de ganancias. Este fue el desafío de Myriam, poder hacer música mientras que intentaba abrirse paso entre las curvilíneas cantantes de la época como Gladys “La Bomba Tucumana” o Lía Crucet. Javier Drolas (Medianeras, 2011) interpreta a un Toti Giménez que conoce del negocio, descubre que Myriam tiene cualidades y se convierte en su mánager aunque no tarda en enamorarse de ella.

Con retrospectivas a su adolescencia -con Ángela Torres como protagonista- el film de Lorena Muñoz nos muestra el camino que va de Myriam a Gilda en una progresión bien llevada y comparable a otras biopics sobre artistas de la música popular, como Selena (1997), que, también cuenta cómo se convirtió en una leyenda a partir de hacer un repaso por sus grandes éxitos.

Sin dudas la decisión más acertada fue convocar a Natalia Oreiro, quien, con una interpretación brillante y el fanatismo confeso por la protagonista, imita su lenguaje corporal -deditos hacia arriba, las piernas abiertas al bailar-  y nos recuerda el carisma que pudimos percibir de Gilda, ya que durante todo el largometraje canta con voz propia, realiza improvisaciones vocales y actúa junto a algunos de los músicos que conformaron la banda original.

Reversionada a otros géneros, como el rock de la mano de Attaque 77, las letras de Gilda se colaron en nuestra memoria colectiva y las raíces latinoamericanas que su música supo rescatar, la convirtieron en una de las ídolas de la movida tropical. Sin embargo, esta película, que no solo es inspiracional -porque nos habla del fracaso y el éxito- nos da una idea de por qué hoy es venerada como una santa.

Argentina, 2016
Dirección: Lorena Muñoz
Guión: Lorena Muñoz, Tamara Viñes
Fotografía: Daniel Ortega
Montaje: Alejandro Rodersohn
Dirección de arte: Daniel Gimelberg
Sonido: Leandro de LoredoDirección de actores: María Laura BerchMaquillaje: Alberto Moccia
 

Vestuario: Julio Suárez

Dirección de arte: Reparto: Natalia Oreiro, Angela Torres, Javier Drolas, Lautaro Delgado, Susana Pampín, Roly Serrano, Marcelo Melingo, Daniel Valenzuela, Vanesa Weinberg.

Duración: 118 min.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s