LA FAMILIA NUNCA MUERE #ONIX #TETÉ

por Mercedes Orden

Pasaron más de diez años desde la última vez que Martina (Nai Awada) estuvo en la casa de sus abuelos en Villa Mercedes, San Luis. El motivo de la ausencia en todo ese tiempo fue causado por una discusión acerca de la empresa familiar de mármol onix entre su madre y su tía, pero claro que los perjudicados fueron los niños. Ahora tiene que volver con motivo del fallecimiento de su abuelo, quien ya estaba enfermo pero nadie les había avisado.
Al llegar, la abuela la abraza fuerte, la tía con distancia y el reencuentro con Felipe (Nicolás Condito), Rocío (Macarena Insegnai) y Anahí (Ailin Salas), los primos con los que jugaba en su infancia, le genera cierta incomodidad. Actualmente son todos unos veinteañeros, algunos viven en Rosario, otros en Córdoba. Martina es “la de Buenos Aires”.
Mientras los más grandes se encargan de todo el servicio fúnebre, a los jóvenes les toca la tarea de estar juntos, por mal que le pese a la porteña, que se siente excluída. Charla lo necesario, se aísla lo que puede. Sabe lo que sus tíos piensan de su madre y lo que dicen en sus casas. Hace su mayor esfuerzo por integrarse y lo logra, incluso aunque eso implique comer panchos, tomar whisky y hamacarse en la plaza.

onix.jpg

En Onix,  la muerte es tomada con cierta liviandad, los primos apenas lloran -dos de ellos, incluso, juegan a adivinar de quien proviene la llamada del pésame cada vez que suena el teléfono. La película adquiere su carácter lúdico y se divierte con sus personajes, sobre todo, con la frescura de Felipe y las particularidades de Anahí, la música del grupo. Todos bailan, incluso Martina, con una banda sonora en la cual Ailín Salas le pone voz a canciones donde ciertas ridiculeces -como corazonix abuelonix- recuperan parte de esa infancia perdida.
En su segundo largometraje, Nicolás Teté (Últimas vacaciones en familia) elige no acercarse al conflicto familiar desde el lado negativo, sino que busca arrimarse desde la superación y ahondar en lo que pasa con la generación siguiente: unos primos que no planean hacerse cargo de los errores y peleas de los adultos. En esta historia simple y joven, lo que queda es una sensación de que ellos son los encargados de resolver y volver a unir ese vínculo que en la familia se quebró.

Argentina, 2016
Dirección: Nicolás Teté
Guión: Nicolás Teté
Fotografía: Nicolás Dalli Bortolot
Música: Esteban Ramos

Sonido: Virginia Tognola, Juan Bianchini
Montaje: Marco Gamboa
Dirección de arte: Marina Lara
Elenco: Nai Awada, Nicolás Condito, Camilo Cuello Vitale, Macarena Insegna y Ailín Salas
Duración: 77 min.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s