I AM A PASSENGER #TYLDUM #PASAJEROS

por Mercedes Orden

Jim Preston (Chris Pratt) despierta por un error. Él es uno de los cinco mil pasajeros de la nave espacial Avalon que va en camino al planeta Homestead II. El tema es que ese lugar está tan alejado de la Tierra que lleva ciento veinte años llegar, por tanto todos están en sus cápsulas de hibernación, y restan noventa años más antes de que vuelvan a la realidad.
Cuando algo hace que una sucesión de fallas se desencadenen, y sin poder auto-repararse adecuadamente -ya que los tripulantes también están en sus respectivas cápsulas- la nave  hace que Jim despierte. Tras una ardua recorrida del hombre para buscar alguna respuesta acerca de lo que ocurre, se da cuenta que está solo allí, mientras todos duermen, y el único con quien puede charlar es Arthur, un mozo robot (Michael Sheen) devenido en su confidente y encargado, claro, de servirle los whiskys cada noche.
Luego de variados intentos por hacer algo para poder escapar al destino de ser el único fuera de su cápsula, se encuentra con la historia de una de las pasajeras, Aurora Lane (Jennifer Lawrence): una bella periodista e hija de un reconocido escritor por la que Jim queda cautivado. Un dilema moral se le plantea: pasa el resto de su vida solo en esa nave o saca a la periodista de ese “letargo” para que sea su compañera, incluso aunque eso implique arruinarle la existencia.

PASS-MSheen_CPratt.jpg

El egoísmo gana. Aurora sale de la cápsula, y Jim, tras estar más de un año solo y varios meses debatiéndose si será lo más conveniente despertarla, está nuevamente acompañado por un humano. Luego de aceptar su condición de tener que morir sin llegar a conocer ese otro planeta por el que ambos abandonaron su vida en la Tierra, sus amistades y sus familias, se entregan al disfrute y a los lujos de la nave: juegan, nadan, bailan, comen, ven películas, dan una vuelta por el espacio y hasta se permiten enamorarse uno del otro. Pero claro que cuando ella se entera que fue él quien decidió despertarla de modo voluntario, y no una falla como ella pensaba, no lo toma a la ligera.
Morten Tyldum hace de esta nueva película de ciencia ficción -donde el romance termina por quedarse con la trama- un claro homenaje a la estética Kubrick. Alcanza con ver la escena del bar, con la barra iluminada y el vestuario del mozo para ver las similitudes obvias con The Shining.  Pero ni ésto, ni sus protagonistas, ni la fotografía a cargo de Rodrigo Prieto (El lobo de Wallstreet, Secretos en la montaña, Babel, Amores Perros) alcanzan para hacer de Passangers un film que pueda quedar en el recuerdo. Al contrario: el argumento resulta inverosímil, los excesos de elipsis empobrecen el relato y la sensación que avanza con la película es que el final no va a lograr sorprendernos, y por lástima, ésto se confirma.

Estados Unidos, 2015
Dirección:  Morten Tyldum
Guión: Jon Spaihts
Dirección artística: John Collins, Luke Freeborn
Fotografía: Rodrigo Prieto
Música: Thomas Newman
Elenco: Jennifer Lawrence, Chris Pratt, Andy García, Michael Sheen, Laurence Fishburne, Vince Foster, Kara Flowers, Conor Brophy
Duración: 116 min.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s