LA BELLA Y LA BESTIA #CONDON

por Mercedes Orden

Nacida en 1988, admito que La bella y la bestia, versión 1991, caló hondo en mi infancia. No sólo la animación a cargo de Gary Trousdale y Kirk Wise, vista una y otra vez, sino todo lo que la acompañaba: desde los libros, las muñecas, los juguetes de la cajita feliz de Mc Donalds hasta el álbum de figuritas de Cromy -¿lo recuerdan?. Por tanto el prejuicio con el que cargaba al enfrentarme con la versión de Condon, me obligaba a tener la vara alta.
La historia ya es conocida: a causa de un hechizo, un príncipe es convertido en Bestia (Dan Stevens), con la amenaza de quedarse para siempre en ese estado si no logra aprender a amar antes de que el último pétalo de una rosa caiga. Ya en la cuenta regresiva, Bella (Emma Watson), llega hasta el castillo convirtiéndose en su prisionera. Primero la relación entre ambos resulta áspera sobre todo porque, claro, una bestia no tiene los mejores modos para interactuar con el resto, pero paulatinamente eso va cediendo mientras ambos comienzan a dar a conocer su esencia hasta terminar en un típico -ALERTA SPOILER- y vivieron juntos para siempre.

beast_belle_emma_watson-wide.jpg

La nueva versión dirigida por Bill Condon (Crepúsculo, Candyman, Mr Holmes) corre definitivamente a Emma Watson del papel de Hermione convirtiéndola en una Bella digna, a la vez que le permite a Walt Disney Pictures seguir rompiendo sus moldes conservadores y quebrar con algunos de los estereotipos que durante décadas supo construir siempre afín con la clase dominante -quizá sea éste un buen momento para recomendar Para leer al Pato Donald, de Ariel Dorfman y Armand Mattelart.
En esta oportunidad, el machismo y la homosexualidad aparecen encarnados en sus personajes, puesto que su protagonista -convertida en la rara del pueblo por ser un ratón de biblioteca- seduce a uno de sus habitantes, Gastón (Luke Evans), no sólo por su físico sino por su intelecto. El hombre está convencido que algún día ella será suya, pero Bella lo rechaza una y otra vez, puesto que su deseo no es ser “mujer de…”. A lo que se le suma, la notoria incorporación de LeFou, un personaje gay, seguidor de Gastón, que aparece dentro de ese mundo de princesas donde siempre los chicos se enamoran de las chicas -y viceversa.
Además de por su carácter “rupturista” -que tampoco es tal, puesto que no llega con una crítica ideológica profunda, sino que sorprende apenas por ser un poco más open mind que los demás cuentos de Disney- la remake cobra valor por el trabajo actoral de su protagonista, quien se anima a cantar y bailar, pero también por el gran trabajo de maquillaje, vestuario, fotografía y edición: la rosa con los pétalos cayendo dentro de la caja de cristal, los vestidos de Bella, la caracterización de la Bestia y los objetos que cobran vida, tienen el dulce sabor de nuestra infancia, con el aporte extra de una estética que resulta por demás hipnotizante.
Sí, la película convence, pero déjenme hacer una última salvedad: esta versión -de más de dos horas- sólo puede ser apreciada -y por tanto recomendada- por quienes acepten las reglas de género que los musicales imponen, donde todo, siempre, es motivo para comenzar una nueva canción.

Estados Unidos, 2017
Dirección: Bill Condon
Guión: Bill Condon, Stephen Chbosky,
Evan Spiliotopoulos
Producción: David Hoberman, Todd Lieberman
Música: Alan Menken
Sonido: Adam Kirley
Maquillaje: Chris Lyons
Fotografía: Tobias A. Schliessler
Montaje: Virginia Katz
Vestuario: Richard Van Den Bergh
Elenco: Emma Watson, Dan Stevens, Luke Evans, Kevin Kline, Josh Gad, Ewan McGregor, Stanley Tucci, Audra McDonald, Gugu Mbatha-Raw, Ian McKellen, Emma Thompson
Duración: 129 min.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s