DULCES SUEÑOS #BELLOCCHIO

por Mercedes Orden

Massimo (interpretado por Nicolò Cabras, Dario Dal Pero y Valerio Mastandrea) es un niño de nueve años que se divierte compartiendo el tiempo libre junto a su madre (Barbara Ronchi). Juntos, bailan, viajan en micro, juegan a las escondidas y hasta llenan un álbum con recortes de los cantantes de la época, hasta que una noche, luego de que ella va a desearle dulces sueños, un grito se escucha y el equilibrio se rompe: la mujer ha muerto. Nadie toma el suficiente coraje como para explicarle a Massimo lo que sucedió, simplemente le organizan un encuentro con un cura y posteriormente le informan que fue “un infarto fulminante”, clausurando con esa respuesta el tema.
La vida de Massimo cambia de manera drástica. Los momentos para hacer la tarea, ver la televisión y toda su cotidianidad da un giro radical, obligándolo a compartir más tiempo con su padre (Guido Caprino) el cual comienza a llevarlo a ver partidos a la cancha de Torino, lugar donde el niño encuentra aquella pasión que le servirá como modo de escape al dolor. Serán esos partidos los que vayan perfilando sus gustos y decidiendo la que, ya de adulto, será su profesión: el periodismo.

FaiBeiSogni1.jpg

Esta co-producción italiana-francesa, basada en una historia real, va y viene en el tiempo, apelando a ingredientes de drama y comedia para construir una infancia quebrada, en medio de la soledad, el sufrimiento y la negación. Llenando los espacios con elipsis, la vida de Massimo queda narrada poniendo el foco en la relación edípica del pequeño con su madre y en cómo el fallecimiento de ella influyó en su desarrollo, al punto de llegar a ocultarle la muerte a sus amigos y luego, en la dificultad para armar relaciones sentimentales.
Dejando de lado la brillante exploración artística llevada a cabo en su película anterior –Sangre de mi sangre-, con Dulces sueñosMarco Bellocchio se acerca a una obra más convencional: sin brujas, condes ni cantos corales que adapten una canción de Metallica al Medioevo. A sus setenta y siete años, el director italiano se dedica a jugar con las omisiones para lograr un trabajo prolijo donde se observa el recorrido del protagonista hasta llegar, ya de adulto y gracias a un ataque de pánico -donde una médica interpretada por Bérénice Bejo será de gran ayuda- a enfrentar y elaborar lo que ocurrió con su madre. Una historia que, obviando los golpes bajos pero sin correrse de la mirada sensible, pasa por todas las etapas del duelo hasta llegar, por fin, a su aceptación.

 

Italia-Francia, 2016
Dirección: Marco Bellocchio
Guión: Valia Santella, Edoardo Albinati y Marco Bellocchio, basado en la novela autobiográfica de Massimo Gramellini
Fotografía: Daniele Ciprì
Edición: Francesca Calvelli
Música: Carlo Crivelli
Elenco: Valerio Mastandrea, Bérénice Bejo, Fabrizio Gifuni, Guido Caprino,Linda Messerklinger, Ferdinando Vetere, Barbara Ronchi
Duración:  134 min.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s