OJOS DE PERRO #CORRALÓN #PINTO

por Mercedes Orden

publicado originalmente en Revista Caligari

Un jefe (Carlos Portaluppi) y sus dos empleados, Juan (Luciano Cáceres) e Ismael (Pablo Pinto) en un corralón del segundo cordón del Conurbano bonaerense. Uno maneja el camión en silencio, escuchando la sarta de pavadas que tiene el otro para decir. Lo mira cuando le chifla a las mujeres, frena para que se compre un choripán e incluso lo sigue hasta el bar donde se alcoholizan a plena luz del día, antes o después de cargar y descargar bolsas de material.
Filmada en blanco y negro, Corralón elige a la localidad de Moreno como escenario hundiéndose en la cotidianidad de sus protagonistas la cual no finaliza cuando se bajan del camión sino que es ahí cuando todo recién comienza. Llegado ese momento, Juan vuelve hacia la casa que construye y allí lo espera una jauría de perros por los que siente no sólo debilidad sino –y por sobre todo- devoción.
Ese día a día monótono como una fotografía en escala de grises y sin grandes contrastes –a diferencia de la película-, se ve interrumpido cuando una mujer (Brenda Gandini) entra en una crisis de histeria al discutir con estos empleados porque le pisaron sus flores. Al observar lo sucedido, su marido (Joaquín Berthold), el mejor cliente del negocio, los maltrata verbalmente hasta el punto de hacerlos sentir inferiores por su condición de clase, y justificando la obediencia que ellos deberían tener por tal motivo.
Al día siguiente, cuando el hombre intenta irle con el cuento al jefe del corralón, lo que se encuentra no es simplemente su ausencia sino que en su lugar lo esperan Juan e Ismael quienes, luego de volver a oír cómo los denigra, lo golpean hasta dejarlo inconsciente, lo amordazan y llevan en el camión, tapado por arena, hasta una especie de corral al fondo de la obra de Juan. Ese es sólo el comienzo del calvario.

maxresdefault (3).jpg

En su quinto largometraje, Eduardo Pinto propone un clima tenso que por momentos se deja seducir por lo bizarro, avanzando a partir de correr los límites del suspenso y la comedia aparecidos en el particular modo de privación de la libertad que aquí se lleva adelante. Llegado a ese momento, los compañeros de trabajo devenidos en confidentes se unen para poner en práctica su venganza –aunque en verdad uno es quien la lleva a cabo y el otro peca por complicidad- tratando al secuestrado como un perro, de manera literal, al punto de atarlo y hacerlo comer alimento balanceado y carne para que entienda quién es ahora el amo.
Corralón toma el barrio, las calles de tierra, sus vecinos y sus animales de un modo salvaje para hacer una reflexión con un trasfondo ético, que resalta la violencia que emerge de las diferencias de clase.  Pinto propone una mirada distinta del cine argentino con deslices que lo hacen diferenciarse de otras producciones nacionales de corte más costumbrista y donde lo que cuenta es quién queda adentro del corral y el modo peculiar que encuentra su protagonista para amaestrar a esa clase alta personificada en una pareja de nuevos ricos.

Argentina, 2017
Dirección: Eduardo Pinto
Guión: Eduardo Pinto
Diseño de Producción: Cadi Martin, Eduardo Pinto
Edición: Joaquín Mustafá Torres, Leo Rosales
Fotografía: Eduardo Pinto
Sonido: Fernando Sosa
Productora: Eusebia en la higuera
Música original: Axel Krygier
Producción: Omar Aguilera, Pablo Pinto, Eduardo Pinto, Luciano Cáceres.
Producción Ejecutiva: Nicolás Batlle
Elenco: Luciano Cáceres, Pablo Pinto, Joaquín Berthold,
Brenda Gandini, Carlos Portaluppi, Nai Awada
Duración: 95 min.

Marfici 2017

Un comentario en “OJOS DE PERRO #CORRALÓN #PINTO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s