BIENVENIDO A ALEMANIA #VERHOEVEN

por Mercedes Orden

La familia está atravesando una serie de crisis en su interior. El señor Hartmann (Heiner Lauterbach) es un doctor jefe cuya profesión va llegando a su fin aunque le cueste aceptarlo, su hijo (Florian David Fitz) evade sus problemas obsesionándose con un negocio que le permitirá vivir en Japón, la hija (Palina Rojinski) es una eterna estudiante que prefiere la fiesta a enfrentarse con las responsabilidades, el nieto (Marinus Hohmann) encauza la rebeldía de la pubertad a través del rap y la señora Hartmann (Senta Berger) transita una etapa donde se siente estancada y con la necesidad de algún cambio.
Un día, cuando la mujer llega hasta una escuela a llevar donaciones para los refugiados,  tiene una charla con el director con la finalidad de lograr que éste le otorgue alguna hora como profesora de literatura, pero en ese momento surge algo que hasta entonces era impensado: la idea de llevar a un refugiado a vivir a su casa. Primero este hecho parece una locura, pero pronto este deseo va tomando lugar en las charlas cotidianas hasta que se convierte en una decisión firme.
Acompañada por su esposo, Angelika va hasta el instituto y comienzan con una serie de entrevistas hasta que dan con el “refugiado indicado”: Diallo (Eric Kabongo),  un hombre solo, proveniente de Nigeria que ha llegado hasta Alemania escapando de las atrocidades de la guerra y que ahora se encuentra en tránsito, sin techo ni trabajo e ignorando si le van a permitir establecerse en el país. Conmovidos con la situación de Diallo, la pareja decide preocuparse por su situación mientras su hija y, especialmente, su nieto se involucran y cooperan para que pueda construir su propio espacio dentro de la casa y de la familia.

303660.jpg

La comedia dirigida por Simon Verhoeven plantea un punto de vista interesante acerca de la inmigración, mostrando distintos matices de la sociedad -sobre todo en la parte norte de Alemania, donde se ubica a esta historia- acerca de un hecho que es vivido como una problemática que aqueja a inmigrantes, los cuales son estigmatizados, rechazados o invisibilizados.
Una escena perfecta para condensar la idea de la película es la de la vecina de derecha que no acepta a este otro en medio del barrio conservador en que habitan y se une a un grupo de neonazis para tratar de sacarlo. De un modo exagerado pero a la vez plausible, se retrata lo que pasa a lo largo de este largometraje donde se plantea de forma distendida algo que, en verdad, preocupa. Es allí donde parece radicar la fortaleza de la historia o su debilidad -depende de quien lo mire- ya que en Bienvenido a casa de los Hartmann los temas serios son tomados con cierta ironía, que por momentos se mezcla con sensación de liviandad. De fondo, sin embargo, el conflicto es retratado de un modo crítico e inteligente que nos hace festejar el cine de Verhoeven.

*Nota publicada durante el Festival de Cine Alemán 2017

Un comentario en “BIENVENIDO A ALEMANIA #VERHOEVEN

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s