EL CINE NO SE CIERRA #UNCINEENCONCRETO #RUCIELLO #MDQFILMFEST2017

por Mercedes Orden

(publicado originalmente en Revista Caligari)

Omar Borcard tenía un sueño: armar su propio cine. Acarreando los deseos de la infancia, el hombre fue poniendo ladrillo por ladrillo cada domingo durante cuatro años mientras su mujer Teresa lo interrogaba para saber qué era lo que se tenía entre manos, hasta que se lo dijo: sí, estaba construyendo un cine en su casa y no, no lo veía como una locura.
Luego de esa larga temporada de esfuerzo que implicó armar una pantalla con tela, conseguir las butacas de la antigua Sala Mitre y un proyector Gaumont de 1928, Cine Paradiso fue habilitado, levantó su cartel y se puso en marcha. Entonces la pizarra comenzó a ser pintada y despintada por Teresa con las películas próximas a proyectarse mientras que Omar recorría el barrio e incluso llegó a crear un programa de radio con un solo objetivo: difundir su proyecto entre todos los habitantes de su pueblo para que se hagan habitués del espacio que él mismo creó arriba de su vivienda. Así fue durante diez años hasta que un hecho familiar lo interrumpió.
El documental dirigido por Luz Ruciello hace foco en la vida de un albañil cinéfilo, en Villa Elisa, provincia de Entre Ríos, que encontró el modo de cumplir con su anhelo. Recordando su infancia, sus lecturas de revista Radiolandia en la época de canillita y prestando atención a su fanatismo por Palito Ortega, Un cine en concreto se introduce lentamente en ese deseo que el hombre pbuscó el modo de llevar a la práctica. Un sueño que también vio caer cuando, luego de varios años de funciones diarias, algo ocurrió.

51894_686_387_undefined_undefined_projectImageOriginalUrl

Exponiendo una tensión de miradas donde el cine como pasión se opone al cine como mercancía, la ópera prima de Luz Ruciello se ubica de forma clara en la primera opción presentándonos a Omar, un personaje que cuenta con todo lo necesario para que empaticemos con su historia y con el sueño de compartir ese gran amor con los habitantes de Villa Elisa. De ese modo, logra cultivar la pasión en los más chicos y abrirle las puertas a todos aquellos que no puedan pagar el bajo precio de la entrada generando con este humilde gesto una verdadera inclusión y un compromiso admirable para con su pueblo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s