¿QUIÉN ERES TÚ, FORASTERO? #WESTERN #GRISEBACH #SEMANADECINEDELFESTIVALDECANNES

por Mercedes Orden

Un grupo de obreros alemanes llega hasta un pueblo de Bulgaria para trabajar en el proyecto de una obra hidráulica. En medio de un extenso paisaje natural, los hombres se instalan entre las montañas aprendiendo día a día los códigos de convivencia que el singular contexto les impone.
Uno de ellos es Meinhardt -un ex-soldado que los lugareños llamarán killer- quien se aleja del grupo en busca de cigarros y aprovecha el trayecto para ir a la aventura conociendo el territorio y su gente sin preocuparse por las barreras idiomáticas que se le imponen a cada paso. Si bien los primeros habitantes con los que se topa no parecen querer darle una cálida bievenida -sobre todo luego de romper el hielo robándoles un caballo blanco que se encuentra- rápidamente las asperezas quedan atrás comenzando a establecer lazos entre las dos culturas.
Sin botas ni sombreros texanos, el género al que hace referencia el título de esta película aparece desperdigado de forma astuta a lo largo de la narración sin ser el que predomina en esta historia. De tal modo, el relato se construye a partir de elementos del western norteamericano como son los míticos saloones que ahora cobran la forma de bar, el caballo como el animal elegido para acompañar a su protagonista, el mix cultural y, como consecuencia, la amenaza de una otredad, personificada en este grupo que irrumpe en el lugar cambiando el ritmo del pueblo.

Western (3).jpg

El papel del forastero hace de centro y alrededor de él, distintas historias se abren. El temor ante lo desconocido justifica el modo de actuar de unos y otros sin mostrar una aparente predisposición para los cambios. Exceptuando Meinhardt quien, a diferencia de sus compañeros, parece tener claro el lugar en el cual se siente cómodo al punto de construir una especie de hermandad con quien le abre las puertas de su casa, mostrando respeto y gratitud ante tal gesto.
Producida por Maren Ade, directora de Toni Erdman, la tercera película de Valeska Grisebach (Sehnsucht, Be My Star) pone el acento en las diferencias culturales que se exponen pero también en la antipatía que surge a partir de las actitudes de estos obreros cuyas personalidades disímiles los lleva a competir y a resolver de formas opuestas las adversidades con que se chocan. Entre grandes maquinarias, latas de cerveza y un paisaje rocoso, la directora alemana opta por una historia cuya tensión va siempre in crescendo para contemplar al detalle el mundo masculino y atender lo que los une a todos estos hombres pero, sobre todo, lo que los separa.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s