L’ATELIER #CANTET

por Mercedes Orden

Olivia Dejazet (Marina Fois) es una escritora conocida que llega hasta La Ciotat, una villa portuaria al sur de Francia, para llevar a adelante un taller de escritura. A éste se presentan adolescentes a quienes, como una forma de integración social, se les propone escribir una novela. Cada uno, a partir de su historia personal, acerca sus ideas en torno a ese proyecto, pero es Antoine (Matthieu Lucci) quien se destaca, y no de una forma positiva.
El director de Recursos humanos, Laurent Cantet, vuelve con otro film donde el eje gira en torno a lo social. En este caso, el mismo atraviesa conflictos que van más allá del protagonista en sí y donde diferentes aspectos se entrecruzan, entre ellos, el racismo, la intolerancia a causa de la inmigración y el clima de avance de la extrema derecha vista desde la mirada de un grupo de jóvenes.
Las formas de vinculación que surgen en el taller son un punto crucial de la narración y para analizarlo sirve la definición de grupo de Enrique Pichon-Rivière quien habla de “un conjunto restringido de personas que, ligado por constantes de tiempo y espacio y articulados por su mutua representación interna, se proponen en forma explícita o implícita una tarea que constituye su finalidad, y estas personas interactúan a través de complejos mecanismos de asunción y adjudicación de roles”.
Si la finalidad por la que este grupo se reúne es poder materializar una novela acerca del territorio que habitan, Antoine ocuparía allí el rol de chivo emisario, donde sus características negativas salen a la luz y sirven para culpabilizarlo ya que, como afirma Pichon-Rivière, en este sujeto se deposita no sólo lo negativo si no también que es él quien permite que todo lo que atemoriza salga a la superficie.

l-atelier-h_2017.jpg

La violencia latente en los comentarios y escritos de este adolescente, como así también las actividades que lleva a cabo cuando sale del taller y se junta con su círculo de amigos -donde no faltan armas de fuego y discursos neonazis- son los que inquietan no sólo a sus compañeros del taller sino también a la profesora que intenta entender las ideas que lo inspiran.
L’atelier expone la belleza de los paisajes del sur de Francia mostrando a los protagonistas aislados en lo que podría resultar un lugar soñado, alejado de la ciudad, pero que también puede traducirse como un encierro a cielo abierto donde los personajes no parecen poder escapar de la vida rutinaria y las costumbres que el mismo espacio les impone. En medio de un permanente juego de ficción y realidad, Cantet -en este guion coescrito junto a Robin Campillo– hace avanzar un thriller para hablar acerca de los vínculos en el mundo actual, entregando grandes cuotas de tensión, mientras intenta exponer qué lugar ocupa cada uno entre ellos observando la interacción pero, sobre todo, los conflictos que a partir de ésta emergen.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s