FRAGMENTOS DE OTRA VIDA COTIDIANA #THEIMPOSSIBLEPICTURE #WOLLNER #EPA2018

por Mercedes Orden

publicado originalmente en Revista Caligari

Es el verano de 1956, en Viena. Dos niñas juegan en el jardín, junto a su madre y el perro. El padre las pone en cuadro mientras reta a una de ellas para que se quite las muletas, algo que no le parece estético. Podría ser un verano más en el cual una cámara irrumpe en un hogar para retratar su cotidianidad, pero en verdad no lo es, algo cambia de manera drástica en la lógica familiar cuando el hombre muere de forma repentina y ellas se quedan solas. La situación impulsa una mudanza improvisada. Como si fuera una especie de herencia, ahora la cámara pasa a manos de Johanna, la hija mayor quien, junto una madre en apariencias frágil y una hermana pequeña, se va a vivir a la casa de su abuela, una señora tan particular que es capaz de tirarle agua hirviendo en sus piernas para tratar de que la joven vuelva a sentir esa parte de su cuerpo.
A través de escenas como la de una torta de funeral que se recicla con velas para convertirse en una de cumpleaños, Sandra Wollner logra hacer escabullir la acidez en cada rincón de su nuevo trabajo. Las cuotas de humor negro dispersadas a lo largo de la trama convierten a esta película en una apuesta arriesgada con una estructura atípica, si se piensa que éste es apenas el inicio de su carrera como directora.

the-impossible-picture-2016-sandra-wollner-02.jpeg

Como si fuera un documental hogareño filmado en 8 mm, esta ficción muestra el nazismo como un elemento que sobrevuela de forma fantasmagórica aunque ya haya caído hace algunos años. Nadie refiere a él en términos de éxitos o fracasos, sin embargo, se deja entrever su perdurabilidad en el imaginario popular y las charlas familiares, captadas por Johanna que sigue -y persigue- a sus conocidos por todas las habitaciones.
Las cenas donde es obligada a decidir entre la comida o la cámara, los encuentros donde el alcohol abunda, los llantos y la inocencia de los juegos infantiles llaman su atención a la hora de observar, al igual que lo hacen las extrañas visitantes que, por algún motivo, entran y salen de esta casa, con cara de sufrimiento o vergüenza. Un espacio del que esta coproducción austríaca-alemana nunca se aleja sino que se convierte en el único escenario por el que la adolescente se mueve haciendo de su cámara la testigo de una diversidad de situaciones que va entendiendo mientras las mismas se desarrollan. De este modo, las imágenes se van formando en ella junto a recuerdos incompletos que intenta reconstruir en un entorno donde el silencio se convierte en un elemento constante de la familia.
La muerte, los recuerdos, el dolor y lo deconocido invaden a The Impossible Picture para otorgarle su inevitable potencia. Wollner apela a la atención de una mirada juvenil -que, a su vez, es vista- haciendo de esa lente una protagonista, así como lo son el hogar y las relaciones familiares. Entre todos estos elementos, la oscuridad es el hilo que une los distintos conflictos con los que esta niña de trece años se encuentra y a partir de los cuales forma su subjetividad sin poder escapar de ellos, ni tener un deseo real de hacerlo.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s