Y MAÑANA, ¿MAÑANA? “ATA TU ARADO A UNA ESTRELLA” #GUARINI

(Publicada originalmente en Revista Caligari)

por Mercedes Orden

“Y hoy, cuando ese hoy de entonces es ya ayer, la realidad supera lo ensoñado. Y mañana, ¿mañana?
Fernando Birri, en “Acta de Nacimiento de la ‘Escuela Internacional de Cine y Tv’, San Antonio de los Baños, Cuba

 

En el año 1997, Carmen Guarini -directora, productora y antropóloga- se propuso un nuevo proyecto: filmar a Fernando Birri en una de sus vueltas al país. El motivo era concreto, seguirlo en sus diferentes recorridos que confluyeron en el largometraje estrenado dos años más tarde bajo el nombre de Che: ¿Muerte de la utopía?. Seguirlo desde el día uno, cuando lo vemos cerrar las puertas de su casa para ir a filmar mientras asegura que lo único valioso que tiene allí dentro son sus libros y que ojalá alguien robara libros. Esa simple simpatía que genera el principio es la sensación que perdura a lo largo de los ochenta y cuatro minutos.

Nacido el 13 de marzo de 1925, en la provincia de Santa Fe, Birri marcó de forma indiscutida un antes y un después en la historia del cine de nuestra región. Tras haber estudiado en el Centro Sperimentale di Cinematografia (CSC) en Roma, el director fundó en su provincia natal el Instituto de Cinematografía de la Universidad Nacional del Litoral, ese que más tarde reconocería como uno de sus más grandes logros ─junto con la creación de la Escuela Internacional de Cine y Televisión─. Por tanto, hablar de región no es una exageración porque parte de lo que este director, actor y también poeta inventó fue ni más ni menos que el Nuevo Cine Latinoamericano.
Guarini se da cuenta: el personaje elegido tiene todo el peso necesario. A lo que se suma un contexto donde las consecuencias de la disolución soviética acompañan un clima general de desencanto y falta de proyectabilidad. Ese clima empujó a Birri  a reflexionar acerca de la caída de los sueños y preguntarse por la vigencia de la utopía en el mundo contemporáneo, dos ideas que se condensaron en una figura, la de Ernesto Che Guevara.

Ata tu arado a una estrella 6.JPG

Ata tu arado a una estrella, es la voz testigo de ese camino que el director de Los inundados emprende en uno de los regresos de sus distintos exilios. De modo que la directora está ahí cuando Ernesto Sábato le da su definición off the record ─antes de ubicarse frente a cámara─ como también cuando León Ferrari, Osvaldo Bayer y Eduardo Galeano hacen lo mismo entregando sus interpretaciones acerca de la utopía. Pero no son los únicos, sino que otras voces también lo hacen, como las de campesinos de Bolivia quienes, incluso sin saber de manera exacta el significado, son invitados por Birri para pensar en conjunto en algo tan universal como son los sueños.
Guarini hace avanzar un documental que sigue a este artista multidisciplinario, tan rico en anécdotas y con una lucidez envidiable. Dando un salto temporal y tecnológico ─de VHS a digital─ esta producción llega hasta el año 2016 cuando la mujer se vuelve a encontrar con el director de Tire dié para llevar a cabo una serie de charlas y así otorgarle un cierre definitivo a ese largometraje que alguna vez pensaba llamarse Compañero Birri, diario de una filmación.
Esa dificultad para abarcar a un personaje tan inabarcable, que se tradujo en la imposibilidad de una pronta clausura, termina por convertirse en el punto más fuerte del film ya que gracias a las conversaciones y a partir de diferentes recorridos que la directora lleva a cabo ─de Cuba hasta Roma─ se logra que Ata tu arado… abandone el proyecto de ser un simple documental testigo de otro documental y tome vida propia para convertirse en una especie de repaso biográfico de Birri.
Sentados en la mesa de su casa en Roma, entre plantas, fotografías y numerosos premios a su trayectoria, estos viejos conocidos charlan sobre el exilio y los proyectos ─in/cumplidos─ con una sinceridad que conmueve y donde los juegos parecen no terminar ya que Guarini le entrega al artista una cámara GoPro para que emprenda un pequeño proyecto retratando su vida cotidiana y así, las manos arrugadas,  vuelvan a filmar una vez más.

Promo-Birri.006.jpeg

Ya parados en el presente y con la ausencia física de Birri a cuestas, Ata tu arado a una estrella se resignifica y toma la forma de un hermoso y merecido homenaje a un hombre cuyo cine nos ayudó a pensar las luchas, libertades y resistencias. Ese que fue, incluso, aplaudido en Cuba, por Fidel Castro y Gabriel García Márquez tras leer el Acta de Nacimiento de una utopía que alguna vez se plantearon bajo el nombre de Escuela de Tres Mundos. Aplausos de pie que confirmaron el respeto y la admiración de muchos de nosotros por el gran Fernando Birri. Aplausos por quien ese día nos y le propuso a ese cine de Tres Mundos que nacía:
“Expresar lo que todavía no tiene un nombre, una imagen, un estilo. Expresarnos, nombrarnos, imaginarnos.
Para que el lugar de la Utopía, que, por definición, está en “Ninguna Parte”, esté en alguna parte: por derecho de cronología geográfica, política, poética, está en el que los otros llaman Tercer Mundo y nosotros Nuestra América, Nuestra África, Nuestra Asia, Nuestro Mundo.

Alumbrado por relampagueantes serpentones de espumas caribeñas y por la pulsión de satélites-espías, falsas estrellas de penetración audiovisual que no impedirán la llegada del alba de nuestras luchas de liberación (…)”

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s