LA CASA JUNTO AL MAR #GUÉDIGUIAN

Por Flavia Schipper

Joseph, Angéle y Armand son tres hermanos que viven anclados en el pasado. Su padre también. Se quedó viviendo en una pequeña villa cerca de Marsella. Súbitamente sufre un infarto y como consecuencia se convierte casi en un vegetal. Armand (Gérard Meylan), el mayor de los hermanos, fue el único que lo acompañó y continuó con su tradición de mantener el viejo restaurante a precios accesibles, como cuando el lugar estaba lleno de habitantes. Ser el mayor le dio el privilegio de verla nacer, pero al igual que sus hermanos, es testigo de una muerte lenta e inevitable, como la de su padre. Entregada por completo al turismo, la villa es un sitio silencioso, donde solo vive gente grande.

la casa junto al mar interna

Angéle (Ariane Ascaride) es la menor de los hermanos y vuelve al igual que Joseph (Jean-Pierre Darroussin) a buscar una herencia. Armand no empatiza con los aires nuevos de sus hermanos, que rehicieron sus vidas lejos. En el caso de Joseph, visitó algunas veces a su padre de la mano de su prometida Berangére (Anaïs Demoustier), pero Angéle, que se fue luego de la trágica muerte de su hijita y triunfó en Paris como acriz, no volvió en veinte años. Joseph, un profesor retirado, ya no sueña con la revolución, pero mira al presente y a su joven prometida con distancia, como si todo le resultara banal.

the_house_by_the_sea

El reencuentro es duro, así como también asumir el pasado. Los  habitantes del lugar viven entre la tristeza y la nostalgia por lo que alguna vez tuvieron, pero la superan de diferentes maneras. Algunos, como Yvan (Yann Trégouët) hijo de un matrimonio amigo, luchan por salir de la romantización de la villa, viven el presente y se sienten ahogados por la quietud.

Robert Guédiguian regresa a la locación donde filmó Ki lo sá? (1985) para contarnos una historia acerca del tiempo, pero también acerca de la vida. El presente irrumpe en un sacudón con un hecho propio del contexto político para recordarles que están vivos y deben seguir adelante: llegan nuevos habitantes y los esquemas se rearman a la fuerza.

La casa junto al mar (2017) cuenta con un elenco que trabajó varias veces con Guédiguian, por eso el director se vale de su propio material de archivo para evocar al pasado. Como resultado, se crea una atmósfera ultra verosímil, como si la historia se hubiese rodado durante años.

El contraste entre lo nuevo y lo viejo queda marcado cada vez que se define lo que es urgente -la enfermedad del padre, la herencia, los nuevos lazos que se crean- y lo que es postergable, pero sigue siendo importante.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s