EL DÉJÀ VU DE LOS ’90 #CARTERO #SERRA #BAFICI #BAFICI2019

por Mercedes Orden
publicado originalmente en Revista Caligari

Sosa (Tomás Raimondi) es el nuevo cartero del Correo Central. Su sonrisa de recién llegado se distingue entre los rostros de los antiguos trabajadores que lo miran de reojo, con desconfianza pensando que viene en el papel de “buche” o a “serrucharle” el piso a alguien. Desconfianza, pero también amargura y frustración por el hecho de que su llegada coincida con un momento en que están forzando a varios compañeros a tomar el retiro voluntario en plena ola de crecimiento de las privatizaciones. Pero al joven no parece afectarle en gran medida tal asunto, tampoco los negocios que ocurren a su alrededor. Él está satisfecho con el hecho de haber conseguido un trabajo en Capital Federal y que el mismo le permita mantenerse mientras comienza a cursar su carrera universitaria en la universidad pública de Buenos Aires.
De manera automática, en cada jornada, Hernán organiza las cartas cómo le enseñó su compañero Sánchez (Tomás de Silva), luego arma paquetes y sale a recorrer las calles del microcentro porteño. Camina, descubre, revolea los sobres por debajo de cada puerta, saluda a los encargados de los edificios, se detiene a conversar con la dueña de un cine, dividiendo su tiempo entre cartas de amor, sentarse a tomar una Coca Cola y fumar en un club nocturno.

Cartero

Cartero plantea desde una mirada sencilla y naif de un joven con acné que acaba de llegar a la “gran ciudad” un oscuro período de Argentina como fue el de los años ’90. La ilusión y las expectativas de Sosa respecto a su nuevo trabajo -que lo llevan, incluso, a sonreír emocionado cuando le toca fichar por primera vez- van en paralelo a una montaña de telegramas de despidos que lo esperan y cuya tarea es entregar en mano para lograr que firmen la planilla de recibido esos trabajadores en el mismo momento en que se están enterando que quedaron en la calle.
Emiliano Serra (Ecce Homo, La Raulito, golpes bajos) toma el desafío de ambientar la historia en pleno contexto de menemismo. Un neoliberalismo feroz que privatiza, cierra locales y realiza despidos masivos -o invita/acosa a sus trabajadores para que se retiren de sus puestos- inunda las escenas a la vez que expone la flexibilización laboral y agranda el ejército de reserva.
Si bien este largometraje se sitúa casi un par de décadas atrás, los acontecimientos que se observan obligan a la fácil comparación con el presente argentino, ya que lo que se comprueba es que lo que ocurre en la pantalla no está tan alejado de lo que se vive a diario en el gobierno actual sino que los retrocesos y el empobrecimiento del país son una especie de déjà-vu, una confirmación de que todo esto ya lo vivimos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s