POR AMOR AL TRÍO #ELHOMBREFIEL #LHOMMEFIDÈLE #GARREL #BAFICI #BAFICI2019

por Mercedes Orden
publicado originalmente en Revista Caligari

Como cada mañana, Abel (Louis Garrel) se prepara para ir a trabajar. Pero en esta oportunidad, Marianne (Laetitia Casta) interrumpe la rutina para darle una mala noticia antes de que salga por la puerta: está embarazada. Él se alegra, sorprendido, pero no, el hijo no es suyo, y lo que es peor, es de Paul, su amigo con quien ella ha estado saliendo desde hace un tiempo. La noticia le cae como un balde de agua fría pero él -que tiene un máximo de diez días para resolver su situación antes de que Marianne y Paul se casen- lo toma con entereza o como dice ella, de modo inteligente.
Una elipsis de ocho años los reencuentra en el velorio de Paul, fallecido -según se dice- a causa de un paro cardíaco. Allí, frente al cajón, Abel observa a su antigua novia junto a su hijo Joseph (Joseph Engel) y a Eve (Lily Rose Depp), la tía del pequeño. Cuando la ceremonia finaliza, el hombre se ofrece a llevar a la flamante viuda y al niño hasta la puerta de su domicilio. Allí se despiden hasta dentro de dos meses que ella lo llama y todo vuelve a comenzar de otro modo.
La película dirigida por Louis Garrel (Les Deux Amis) plantea una serie de relaciones triangulares en medio de las cuales la (¿ex?) pareja está incluida. La primera de ellas es junto a Paul, a quien nunca veremos en pantalla pero que, según se informa, era un gran amigo y compañero de estudios del protagonista antes de convertirse en el marido de su ex-novia. La segunda es junto Joseph, quien cuando Abel vuelve a pisar la casa donde alguna vez vivió, el niño se pone en estado de alerta y le asegura que fue ella quien envenenó a su padre. Por último, junto a Eve, la hermana de Paul quien de forma obsesiva pasó su vida enamorada de Abel y no parece querer darse por vencida hasta lograr que él también la ame.

image.jpg

Un guión co-escrito junto a Jean-Claude Carrière intercala diferentes voces en off de los tres personajes principales. Voces que hablan acerca de la obsesión, el amor, los celos y el pasado, que se corporizan en pilares sobre los que la historia reposa. Junto a un quinto, central: la fidelidad, tanto de un hombre que nunca supo cortar con los sentimientos hacia su ex -preguntándose ocho años después, si ella pensaría en él alguna vez-, como de Eve quien creció persiguiéndolo y armando collages con fotos recortadas de su rostro junto al de Abel. Pero también su contracara infiel.
L’homme fidèle juega con los géneros sin ubicarse de forma definitiva en ninguno. De modo que resulta fácil detectar el tono de comedia dramática, pero que también se deja seducir por la oscuridad del thriller y el suspense en el momento en que el protagonista se propone resolver el misterio de si en verdad fue la viuda quien asesinó a su marido -elaborando una coartada junto a un doctor, a quien Joseph acusa de amante y cómplice-.
Louis Garrel dirige esta historia desde la comodidad de una fórmula conocida. Una que funciona sola desde la perspectiva de este actor-director francés pero no genera asombro para quien la mira. En su segundo largometraje, París vuelve a ser observada desde la lógica del trío. Sin acercarse al riesgo, el hijo de Philippe Garrel -herencia visible en la pantalla- retoma un esquema y lo rellena con otra historia que puede generar simpatía, sobre todo a causa de las interpretaciones de los más pequeños, pero falla al tener sabor a poco, al hacernos conscientes de que esto ya lo vimos.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s