EL AMOR ES MARGINAL. “HOMBRES DE PIEL DURA” #CAMPUSANO

por Mercedes Orden

Nadie sale indiferente a las películas de José Celestino Campusano. Existen sus fans, sus haters, y si eso ocurre es porque su cine, con aire irreverente, provoca al espectador. Pero ¿qué es lo que interpela? Para empezar, podemos hablar del mix que resulta del trabajo con actores no profesionales, las decisiones (in)formales, los personajes que esboza, como así también los escenarios sórdidos y sus temáticas que abordan lo más oscuro de la sociedad.
Hombres de piel dura lo confirma. Campusano (Vikingo, El azote, El silencio a gritos, Vil romance, Placer y martirio) sitúa su decimoquinta película en Marcos Paz, donde aparece Ariel (interpretado por Wall Javier “La Queen”, drag de Fuerte Apache) un joven obsesionado con el cura Omar (Germán Tarantino). Ambos comparten algo más que el amor por la religión, hasta que el mayor detecta que la relación deja de ser algo puramente sexual y comienza a distanciarse alegando las actitudes posesivas del adolescente ya que él, claro, no busca el amor sino la perversión. Lo suyo es, más bien, abusar de menores y amenazarlos de que si le cuentan a algún adulto, va a caer sobre ellos el castigo de Dios.

Hombres de piel dura 5

Ariel, con el corazón roto en pleno despertar sexual, comienza a conocer a otros hombres manteniendo la ilusión de enamorarse pero donde una situación se reitera: ellos sólo quieren encuentros casuales, despojados de romanticismo, en los lugares más rústicos como es en medio de los pastizales, en una casa abandonada o un galpón.
A mitad de camino entre el melodrama y el cine “bruto” -nombre de su productora-, Hombres de piel dura no es una simple historia de amor sino de denuncia donde la homofobia, el machismo y la pederastia son apenas algunas de las temáticas que encara, ya que además de los desengaños, el protagonista se ve obligado a enfrentarse a su padre y el resto de los integrantes de la sociedad. La excepción se materializa en dos figuras femeninas que lo comprenden y aceptan sin tener arraigado el conservadurismo de esa ciudad que aloja en su seno un complejo penitenciario. Es su hermana quien lo apoya y lo aconseja, mientras que otra joven, que llega pagada por el padre para que tenga sexo con Ariel, lo ayuda a ocultar su situación.
Hombres de piel dura es otro film que ocurre en los bordes, en la esfera de lo que se reprime. Ubicada en el Conurbano bonaerense, en medio de una tranquilidad simulada, la relación que establece el patrón de la estancia con sus empleados,  los hombres con los que se obsesiona el protagonista como así también el grupo de curas retirados que ponen en común su necesidad de violar a menores, muestran como constante de esta película los abusos de poder.
Campusano escapa del cine hegemónico y lo hace sacando a la luz lo que el pueblo no pretende poner en discusión. En este caso, la prostitución y el hambre de una piba, la pedofilia dentro de la institución eclesiástica, el rechazo de un padre a costas del “qué dirán”. Es un cine que no tiene el deseo de aparentar, así como tampoco el protagonista que propone. Un cine que  se permite dejarse seducir por el melodrama porque sabe que no necesita forzar el verosímil porque su realismo está en las periferias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s