NI PAZ INTERIOR: “EL CUIDADO DE LOS OTROS” #GONZÁLEZ #MDQFILMFEST19

por Mercedes Orden

Luisa (Sofía Gala Castiglione) tiene dos trabajos: como niñera y en una fábrica, junto a su novio Miguel (Mariano González). Un contexto de precarización laboral la empujaron a buscar alternativas para resolver su situación económica dividiendo el tiempo entre la producción en serie de budas de cerámica y el cuidado –como bien nos adelanta el título- de los otros, en particular, de dos pequeños.
Un día, cuando la mujer llega hasta la casa de familia a cumplir con su horario, la jefa se despide para irse a trabajar diciéndole que se relaje, mientras Felipe duerme la siesta. Entonces Luisa se pone cómoda, saca la basura, sin pensar que la puerta iba a cerrarse en ese instante quedando ella en el pasillo del edificio y el niño adentro del departamento. Esta escena actúa como punto de partida, pero también como el hilo conductor de la nueva película de Mariano González donde durante setenta minutos el eje está puesto en el hecho de quien se queda del otro lado.

El cuidado de los otros 01.jpg

El conflicto de la llave pronto se resuelve en el momento en que el novio de la protagonista acude a salvarla, pero, en verdad, resulta anecdótico y deja el espacio para que otro central explote cuando, a consecuencia de esta visita y el azar, el niño termina internado en terapia intensiva. Pronto la actividad laboral de la mujer, como así también sus relaciones y su rutina se ven afectadas por lo ocurrido. La culpa se presenta de manera constante, al igual que la angustia. Angustia ante la clausura, el no poder hablar acerca de lo acontecido ya que la primera respuesta de la familia es rechazar todo intento de comunicación y bloquear cualquier tipo de contacto, mientras Luisa lucha por saber el estado del niño.
En su anterior película (Los Globos) Mariano González ya había planteado su interés por el trabajo en una pequeña fábrica y las relaciones que se establecían en ella. Ahora, vuelve a mostrar este escenario pero no lo propone como el único. En una y otra, se puede observar la atención que pone este director y guionista en la clase trabajadora, a la vez que elabora una narración que va más allá de ella. Pero no es el único punto de contacto, también se presenta en ambas la responsabilidad y el cuidado como tema y motor de las historias. Responsabilidad que en El cuidado de los otros González observa a través del rostro de la protagonista apelando a una cámara que se obsesiona con primeros planos de Luisa para lograr la potencia dramática de esta relato estancado en su presente, un presente donde la angustia va acompañada del hecho de observar cómo las puertas se cierran y entender lo que las clausuras implican.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s