DALES LIBERTAD A SUS ALMAS: “4 LONKOS” #DÍAZ

por Mercedes Orden

“Ni siquiera los muertos estarán a salvo del enemigo, cuando él venza. Y este enemigo no ha cesado de vencer”, escribe el filósofo Walter Benjamin en su sexta tesis publicada bajo el título de “Sobre el concepto de historia”. Pensar en quienes murieron oprimidos, que continúan siendo vencidos por esos dominadores de cada época, esta es la tarea que el director Sebastián Díaz había comenzado en su ópera prima con la recuperación de las historias de los pueblos originarios. La muralla criolla planteaba la revisión de un período, tomando como punto de referencia el año 1875 cuando el presidente Nicolás Avellaneda solicitó al ministro de guerra Adolfo Alsina idear un plan para finalizar con el “problema del indio”, el cual se materializó con la construcción de una zanja a lo largo de la pampa argentina, conocida como “Zanja de Alsina”.
A partir de hacer uso de recursos similares a los de su anterior producción, 4 Lonkos intercala material de archivo, animaciones y entrevistas con el objeto de relatar la vida y muerte de cuatro caciques (lonkos). Los restos de tres de ellos -Juan Calfucurá, Cipriano Catriel, Mariano Rosas- fueron profanados yendo a parar a manos de coleccionistas de cráneos, como Estanislao Zeballos. Luego su recorrido siguió hasta convertirse en piezas de museos reconocidos en América Latina, como es el de Ciencias Naturales de La Plata -dirigido por el Perito Francisco Moreno, figura perversa de la historia argentina-, donde se los convirtió en un fetiche de la ciencia a partir de despojarlos de todo respeto de su origen. El cuarto cacique es Vicente Pincén, capturado por el Coronel Villegas y ridiculizado a través de fotografías. Todos ellos, tomados como trofeos de guerra para vencedores que los arrancaron de sus tierras sagradas, siendo apartados de su carácter humano y espiritual.

LA MURALLA CRIOLLA fotograma 7.jpg

Los testimonios de Osvaldo Bayer, Carlos Martínez Sarasola, Marcelo Valko, Juan José Estevez, Fernando Miguel Pepe, Claudia Salomón Tarquini, Facundo Gómez Romero, Nora Galván, Walter Minor, Domingo Gallardo Catriel, Eduardo Luis Pincén y Lorenzo Cejas Pincén ayudan en la construcción de la voz de un relato prolijo y dinámico. Junto a las animaciones de Carlos Escudero y Juan Carlos Camardella, el documental logra transmitir su carácter pedagógico a partir de ofrecer una historia que pone en duda ciertos discursos para observar el paradigma de progreso que llevan por debajo, para conocer nuestra historia e identidad no desde el lugar de los manuales escolares sino acercándose a sus protagonistas y a su herencia transmitida.
4 Lonkos se compromete con la memoria histórica colectiva a la vez que invita a reflexionar acerca de los sentidos establecidos que circulan, las diferentes modalidades de violencia, las relaciones de poder y las verdades que se construyen como únicas dentro del discurso científico. Díaz promueve la necesidad de plantear batallas simbólicas desde el campo de la cultura, para hacer del cine no solo un espacio de entretenimiento sino una herramienta para el debate y la toma de consciencia, un escenario para que los vencidos puedan ser escuchados después de tanto silencio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s